Asia

Asia está destinada a ser el continente líder en nuestro planeta, un nuevo ciclo económico cambiará la polaridad del mundo hacia este antiguo continente. De la mano de la economía; la industria, cultura y arquitectura están floreciendo con fuerza, creando auténticas maravillas que asombran al mundo entero.

Le presentamos con algunos ejemplos de destinaciones:

 

JAPÓN: TRADICIÓN Y MODERNIDAD

Obra de Toyo Ito en OsakaEl viaje pretende hacer una aproximación a las diferentes visiones del universo cultural japonés, tanto en su vertiente más tradicional como en la más contemporánea, haciendo un claro énfasis en las disciplinas del espacio: arquitectura, urbanismo y paisaje

La fascinación por la cultura japonesa ya ha sido material de análisis por arquitectos del movimiento moderno. Más aún en la actualidad, en la que vivimos una gran difusión de la misma.

 La capacidad que tienen los diferentes estudios de arquitectura japoneses para incluir la tradición y la contemporaneidad en sus discursos hacen que sea un  material muy sugerente bajo nuestra mirada occidental. Tanto si nos referimos a la concepción del objeto en sí mismo y su configuración interna como en la relación que establece el mismo con el exterior.


CHINA: PEKING Y SHANGHAI

Arquitectura en ShangaiChina no solo es la potencia mundial emergente con más fuerza del planeta sino además un país que ha sufrido una transformación en los últimos años que ha dejado su huella en su arquitectura ya que el crecimiento de la economía está reflejada en la subida de la construcción.

Las recientes Olimpiadas de Pekín 2008 y la EXPO 2010 en Shanghai han aumentado la actividad de los estudios de arquitectura involucrando a equipos como Herzog & de Meuron u OMA. Otros como Toyo Ito, Massimiliano Fukas, Richard Rogers o Dominique Perrault han hecho sus propuestas para el área de Pudong.

Pekín es considerada corazón cultural, político y social de China mientras que Shanghai es la capital económica del país. Visitaremos ambas con la vista puesta en los contrastes culturales y con ganas de recorrer estas ciudades en constante movimiento. 

Tradición y modernidad se unen en un país en constante evolución.